LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN EMPRESARIAL

AUTOR: Isabel Klaue Ligués 

FECHA: 24.01.2019

La comunicación resulta ser esencial en cualquier tipo de actividad, siendo uno de los factores imprescindibles para que ésta funcione y se desarrolle de manera adecuada. Con el auge de las nuevas tecnologías, así como el crecimiento exponencial del número de empresas la comunicación se ha hecho un hueco en el enclave empresarial. 

Cualquier actividad humana se desarrolla a través de la comunicación y las propias empresas, independientemente del perfil de las mismas, a medida que se han hecho más complejas y han diversificado su radio de actuación, han entendido que la comunicación constituye uno de los elementos más relevantes para su propio desarrollo.

En la era digital, en la que los canales sociales permiten interacciones a una velocidad impresionante, la comunicación empresarial ha adquirido una importancia aún más relevante.   

En cualquier empresa, los efectos positivos de la comunicación son evidentes: mejora la competitividad de la organización y la manera en la que se pueden adaptar los cambios para que se produzcan en el entorno, con el fin de conseguir los objetivos que se hayan expuesto de manera inicial. Al mismo tiempo, fomenta la motivación, el compromiso y la implicación de los profesionales en las tareas corporativas, creando un clima de trabajo integrador.

Dentro de la comunicación empresarial podemos encontrar dos vertientes a priori dispares pero de gran relevancia: la interna y la externa.  

COMUNICACIÓN INTERNA

Es aquella que se produce en el interior de la empresa, entre los miembros que forman parte activa de la misma, tanto a través de los canales formales establecidos (como pueden ser reuniones, correos electrónicos o redes sociales) o a través de los diferentes canales y relaciones interpersonales.

Entre las características principales que engloba la comunicación interna encontramos: 

 

  • Transmisión correcta de los objetivos y valores 
  • Generación de cultura de apropiación, fidelidad y sentido de pertenencia 
  • Aumento de la motivación al tener unos valores claros y definidos 
  • Participación en diferentes proyectos 
  • Gestión del talento de nuestros profesionales 
  • Colaboración e interacción en diferentes procesos 
  • Fomento del trabajo en equipo 
  • Estimulación de la innovación y del conocimiento compartido 

 Así, la comunicación interna se ha convertido en la actualidad en uno de los mayores retos en plena era de la información. Si no nos preocupamos por fidelizar a nuestros empleados y mantenerlos al tanto de la información y las novedades de nuestra empresa, difícilmente podremos responder de manera eficaz, competitiva y satisfactoria a las demandas de los clientes. 

 

 

COMUNICACIÓN EXTERNA

La trascendencia de la comunicación externa se encuentra en la capacidad de la firma para proyectar y reforzar su imagen dentro de los diferentes grupos de interés de la organización, dando a conocer los proyectos o actividades a las personas a las que realmente quieran dirigirse, para conseguir, la interacción de los mismos con la marca. La comunicación externa es vital para transmitir cuáles son los elementos que diferencian nuestro negocio del resto, cuál es nuestra propuesta única de valor o qué beneficios podemos aportar a nuestros clientes. 

Podemos afirmar que entre las características de la comunicación externa se encuentran: 

 

  • Mejorar la marca, la imagen externa y la reputación 
  • Mejorar los resultados
  • Impulsa a las empresas a alcanzar la satisfacción del cliente
  • Herramienta de crecimiento y no solo canal controlado al exterior 
  • Aumento de la visibilidad de la empresa 
  • Mejora en la identificación de las necesidades 
  • Permite cuantificar el éxito y el rendimiento de las estrategias 

En este sentido es importante destacar que para realizar una comunicación eficaz es necesario un plan de comunicación. Este debe ser visto como una carrera de fondo, dado que solamente aquel que organiza y aprovecha bien sus recursos llegará a conseguir sus objetivos.

 

 

 

En resumen podemos afirmar lo siguiente:

La comunicación es un elemento fundamental para las relaciones humanas. También las empresas necesitan mantenerse actualizadas, estar al tanto de las nuevas tendencias e innovar, lo cual permite su presencia en el mundo de los negocios. Así, mediante una buena gestión de la comunicación interna y externa, se pueden alcanzar metas más elevadas y conseguir los resultados deseados dentro de la organización.