Modificaciones de la Ley de Sociedades de Capital - Diciembre 2018

AUTOR: Dr. Christian Martinho Lotz, LL.M.

FECHA: 04.01.2019

El año 2018 ha finalizado con la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la Ley 11/2018 de 28 de diciembre que implica entre otros la introducción de una serie de modificaciones en la Ley de Sociedades de Capital que conviene resaltar.

Como viene ser de costumbre, el Reino de España va a la cola de los países miembro de la Unión Europea en cuanto a la implementación legislativa europea dado que modifica su normativa estatal cuando no le queda otro remedio. La Ley 11/2018 de 28 de diciembre es un ejemplo de ello porque, supone la implementación tardía a escala nacional de la Directiva europea 2014/95/UE del Parlamento Europeo y del Consejo de 22 de octubre de 2014 por la que se modifica la Directiva europea 2013/34/UE. Si bien la Directiva europea en cuestión se refiere a la divulgación de información no financiera e información sobre diversidad por parte de determinadas grandes empresas y determinados grupos, el legislador español ha aprovechado la incorporación a la legislación nacional de la citada directiva para introducir una serie de cambios en materia de sociedades de capital.

En primer lugar, se modifica el Artículo 62 del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2010 de 2 de julio de 2010 (en adelante LSC) relativo a las acreditación de la realidad de las aportaciones. Se introduce un nuevo párrafo segundo mediante el cual, se exonera a las sociedades limitadas de acreditar las aportaciones realizadas en el momento de su constitución, si los fundadores manifiestan en la escritura de constitución que responden solidariamente frente a la sociedad y frente a los acreedores sociales de la realidad de las mismas.

En segundo lugar, se introducen una serie de modificaciones en los artículos 253 y 262 de la LSC. Mediante éstas, se incluye la nueva obligación de preparar por parte del órgano de administración el estado de información no financiero. Dicho estado se incluirá en el informe de gestión y se deberá preparar si concurren los requisitos previstos en el Art. 262 apartado 5 LSC (nº medio de trabajadores empleados durante el ejercicio sea superior a 500, o bien se  tenga la consideración de entidades de interés público de acuerdo a la legislación de auditoría de cuentas, o bien durante dos ejercicios consecutivos se cumple a la fecha de cierre de cada uno de ellos, al menos dos de las circunstancias siguientes:

 

  1. El total de las partidas del activo sea superior a 20.000.000 €;
  2. El importe neto de la cifra anual de negocios supere los 40.000.000 €;
  3. El número medio de trabajadores durante el ejercicio sea superior a 250.

 

Si la sociedad deja de reunir los citados requisitos durante dos ejercicios consecutivos, no deberá elaborar el estado de información no financiero). Así mismo, una sociedad dependiente de un grupo está dispensada de preparar el estado no financiero si la mercantil y sus dependientes están incluidos en el informe de gestión consolidado de otra sociedad. En este último caso, se deberá incluir el informe de gestión una referencia a la identidad de la sociedad dominante y al Registro Mercantil donde deben de quedar depositadas sus cuentas junto con el informe de gestión consolidado.

 

En tercer y último lugar, cabe destacar la nueva redacción del Art. 348 bis LSC referente al derecho de separación del socio en caso de falta de distribución de dividendos. La nueva regulación establece que una vez transcurrido el quinto ejercicio, contado desde la inscripción en el Registro Mercantil de la sociedad, el socio que haya hecho constar en el acta su protesta por la insuficiencia de los dividendos reconocidos tendrá derecho de separación en el caso de que la junta general no acuerde la distribución como dividendo de al menos el 25 por ciento de los beneficios obtenidos durante el ejercicio anterior, que sean legalmente distribuibles, siempre que se hayan obtenido beneficios durante los tres ejercicios anteriores. A diferencia de la legislación anterior, no basta ahora con que el socio vote a favor de la distribución de beneficios sino que se hace necesario que conste la protesta del socio disidente. Además, se ha incluido un límite temporal más acorde con el concepto de sostenibilidad de las sociedades mercantiles hoy en día en cuanto se refiere al acuerdo de no distribuir dividendos equivalentes a un 25% de los beneficios correspondiente al ejercicio anterior y obtenido en los últimos 3 ejercicios anteriores. Finalmente, es necesaria la unanimidad de todos los socios para suprimir o modificar la causa de separación, salvo que se reconozca la posibilidad de separarse de la sociedad al socio que no hubiera votado a favor de la no distribución de dividendos.

La inclusión de un estado de información no financiero era necesaria para dar un nuevo impulso al corporate governance a nivel nacional, sin embargo la última modificación del derecho de separación del socio va a dar mucho que hablar tanto en la doctrina como en la jurisprudencia.