Tributación de los "Youtubers"

AUTOR: José Luis Lorenzo

FECHA: 04.07.2019

Hoy día tener un canal en YouTube para subir videos, como hobby o afición, es una práctica bastante común. Existen muchos “Youtubers” que mediante los videos que suben en sus canales se hacen famosos o incluso su actividad en Youtube les catapulta hacia programas de televisión o el cine.

Desde el punto de vista fiscal, esta práctica puede llegar a tener una transcendencia que si no se recibe un asesoramiento adecuado, puede causarnos un problema con Hacienda.

En primer lugar, que los videos que subamos al canal nos generen ingresos directos o no puede suponer que estemos ejerciendo una actividad económica en la cual, por tanto, deberíamos darnos de alta y pagar el Impuesto sobre Actividades Económicas (I.A.E). En relación a esto, conviene señalar que en la Consulta Vinculante V0992-16, el consultante quería saber qué tipo de implicaciones fiscales tendría su actividad dentro del canal que utiliza para subir videos y que estos sean colgados en el conocido portal de Internet.

Pues bien, la Dirección General de Tributos, en la respuesta a esta consulta, le indicó al interesado, que “(…) la actividad consistente en subir videos a un canal de YouTube, previamente grabados por el consultante, ya sea con el teléfono móvil o a través de cualquier otro medio, siempre que su difusión sea de carácter público,  con independencia de que genere o no un rendimiento económico en los términos del artículo 79.1 del TRLRHL, ya que el consultante ordena por su cuenta medios y recursos con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes y servicios, produciéndose, consiguientemente, el hecho imponible del Impuesto sobre Actividades Económicas”. Lo cual quiere decir que la Dirección General de Tributos, indica al consultante que tiene que darse de alta como sujeto pasivo del I.A.E, con lo que ello conlleva, concretamente en el epígrafe 961.1 “Producción de películas cinematográficas (incluso videos)”.

Pero además, otro hecho bastante común como es la publicidad que nos “salta” cuando estamos viendo un video, esa publicidad al autor del video que estamos viendo, le obliga de igual manera a registrarse en otro epígrafe del I.A.E, siendo éste el número 844 “Servicios de publicidad, relaciones públicas y similares”, por la difusión de esa publicidad y por generarle un ingreso. En el ejemplo del anterior caso, el mismo consultante se ve afectado por esta difusión de publicidad, ya que una empresa canadiense le ofreció pagarle por publicitarse en un video de su canal de Youtube.

Por último, en cuanto al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, los ingresos que obtengamos por publicidad o rendimientos obtenidos por las visitas a nuestras publicaciones en nuestro canal, deberán ser declarados en nuestra declaración de la renta, como un rendimiento de actividad económica como recoge el artículo 27 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre. La declaración de rendimientos de actividades económicas, tiene particularidades que hay que estudiar con detalle, ya que tiene muchas remisiones a otras leyes como puede ser el caso de encontrarse dentro de una actividad en estimación directa y remitirnos en ciertas ocasiones a la Ley 27/2017, de 27 de noviembre del Impuesto de Sociedades.