La AGENCIA TRIBUTARIA amplía los beneficiarios de la devolución del IRPF de la maternidad y paternidad.

Autor: Irene Soto

La Agencia Tributaria ha publicado en su página web que procederá a realizar la devolución del IRPF de las prestaciones de maternidad y paternidad en los casos en que los contribuyentes hubiesen iniciado con anterioridad este procedimiento y éste hubiese sido ya resuelto en sentido negativo, todo ello dentro del plazo general de prescripción.
Según se manifiesta en la sección de “Destacados” y en la nota de prensa publicada, los servicios jurídicos de la Agencia han considerado que el carácter retroactivo de la modificación normativa, que se introdujo en diciembre de 2018 en la Ley de IRPF por la vía del Real Decreto, permite la devolución de las cuotas correspondientes a procesos con resolución o sentencia firme, pero cuyo plazo de prescripción para el correspondiente ejercicio no haya finalizado.
Se ofrecen dos vías para la tramitación de la nueva solicitud:


• Si se corresponde a ejercicios desde 2014 a 2017: deberá utilizarse el formulario de solicitud al efecto, disponible en la página web.
• Si se corresponde con ejercicios anteriores, deberá presentarse por vía de un escrito ordinario.


En ambos casos se destaca que no ha de aportarse documento alguno, ya que será la propia Agencia Tributaria la que se encargue de recabar la documentación y solicitar al correspondiente pagador la información relativa a la prestación.
Por último, también se contempla el caso de que el contribuyente ya haya presentado esta segunda solicitud. Si esta no ha sido resuelta todavía, se resolverá en sentido positivo. Por el contrario, si esta ya había sido resuelta negativamente, se ofrece que se pueda presentar nuevamente.


Con esta medida, el Ministerio de Hacienda ha buscado un trato igualitario de aquellos que, habiendo sido pioneros en la solicitud de estas devoluciones, no habían podido hacer valer su derecho por haber devenido firme el procedimiento. Sin embargo, desde el punto de vista jurídico-tributario no deja de resultar sorprendente la fórmula elegida. En la nota de prensa se menciona de soslayo la valoración positiva de los servicios jurídicos de la Agencia a la aceptación de estos nuevos recursos, sin detallar la argumentación en la que se basan para ello. Tratándose de un tema que no resulta baladí, nos hubiese gustado estudiar las razones esgrimidas con una mínima profundidad.


Esta no es la primera vez que un tribunal cambia el criterio interpretativo de la administración, en otras ocasiones incluso el Tribunal Constitucional ha decretado la nulidad de una norma, provocando asimismo la obligación de devolución de determinado tributo al contribuyente o sujeto pasivo, pero siempre con el límite temporal de la prescripción de los tributos, no permitiendo en ningún caso la revisión de expedientes o sentencias firmes.


Sin embargo, en este caso la administración ha optado por una solución jurídicamente cuestionable. En mi opinión, otro tipo de soluciones habrían podido remediar la situación de estos contribuyentes sin entrar en contradicción con los principios del sistema jurídico y, en particular, del derecho administrativo. Una deducción en la cuota del IRPF del ejercicio 2019 para las personas que se encontrasen en esta situación (incluso para aquellos no obligados a presentar la declaración, tal y como se produce en la actualidad con la deducción por maternidad o por familia numerosa) podría haber sido una solución mucho más elegante a este asunto.