Cierre y obligaciones contables

AUTOR: Cristina Vilá

FECHA: 27.11.2018

Se acerca fin de año y debemos empezar a pensar en los cierres que debemos realizar y las obligaciones contables que debemos cumplir.

Por ejemplo os recuerdo algunas de las tareas a tener en cuenta cuando nos disponemos a cerrar nuestra contabilidad, no son todas pero seguro que os hace pensar en alguna cosa que teníais olvidada:

 

  • revisar las amortizaciones
  • calcular revalorizaciones de activos y pasivos
  • actualizar tipos de cambio
  • provisionar compras y ventas correspondientes al ejercicio, cuya factura no hemos recibido/emitido
  • calcular la provisión por insolvencia de créditos de clientes
  • revisar aquellas cuentas con saldos pendientes para que todo esté contabilizado en la cuenta que le corresponde
  • cuadrar las cuentas de impuestos con los modelos presentados
  • cuadrar las cuentas entre empresas del grupo
  • hacer un pre cálculo del Impuesto de Sociedades y hacer el asiento que corresponda
  • revisar si hay obligación de auditoría de cara a preparar las Cuentas Anuales
  • revisar si el Balance se encuentra en Quiebra Técnica para informar a los Administradores.

 Debemos tener en cuenta que el Código de Comercio obliga a llevar dos libros contables, que deberemos depositar en el Registro Mercantil antes de 4 meses después de la fecha de cierre: 

LIBRO DIARIO

Es donde anotamos cronológicamente, día a día, el importe de todas las operaciones realizadas en desarrollo de la actividad empresarial. También podemos realizar anotaciones conjuntas de los totales de las operaciones por períodos no superiores al mes, su detalle se registra en libros o registros concordantes.

LIBRO DE INVENTARIO Y CUENTAS ANUALES

Este libro incluye por un lado un balance inicial detallado de la empresa, un balance de comprobación, en el que deben transcribirse trimestralmente las sumas y saldos de las cuentas, y un inventario de cierre de ejercicio.

Por otro lado también se deben incluir las cuentas anuales: balance, cuenta de pérdidas y ganancias, estados de cambio en el patrimonio neto, estados de flujo de efectivo y la memoria. 

Antes de 7 meses después de la fecha de cierre, se deben depositar en el Registro Mercantil también, estas  cuentas anuales, que son el instrumento contable más importante para el Impuesto de Sociedades, ya que sirven de partida para la configuración de su Base Imponible. 

Conservación de los libros: la Ley General Tributaria (LGT) impone el deber de conservar los libros relativos al negocio, debidamente ordenados, durante 6 años, desde su último asiento, salvo que una norma exija otro plazo. 

Asimismo, la LGT y el Código de Comercio exigen la conservación de la correspondencia, documentación y justificantes del negocio durante 6 años, desde el día en que se cierran los libros con los asientos que justifican.