El Procedimiento Monitorio Notarial

AUTOR: Susan Iniesta

FECHA: 20.06.2019

Lo más habitual en caso de impago de una deuda tras haber reclamado su pago de forma extrajudicial en reiteradas ocasiones es acudir a la vía judicial, normalmente al Procedimiento Monitorio, dado que es un procedimiento más rápido que el Procedimiento Ordinario, siempre y cuando el deudor no se oponga.

Pero hay otra vía, parecida, pero algo más ágil. Se trata del llamado Procedimiento Monitorio Notarial.

El art. 70 de la Ley de 28 de mayo 1862, Orgánica del Notariado establece que el acreedor que pretenda el pago de una deuda dineraria (de naturaleza civil o mercantil),
puede solicitar a cualquier Notario que requiera al deudor al pago.

La deuda que se reclama puede ser de cualquier cuantía, pero debe de ser líquida, determinada, vencida y exigible. En el caso en que la referida deuda además sea (i) entre empresarios, (ii) entre particulares o (iii) entre empresarios y particulares (si estos son los acreedores), la reclamación notarial ofrece al acreedor un título ejecutivo según lo previsto en el artículo 517 de la LEC cuando el deudor no ha pagado y no se ha opuesto al requerimiento.

Así, cuando el Notario ha verificado que se reúnen los requisitos necesarios para poder efectuar el acta notarial y se aporten los documentos que acreditan la deuda, podrá aceptar la solicitud del acreedor y requerir al deudor para que pague en un plazo de 20 días hábiles.

  • El requerimiento se entenderá realizado válidamente al deudor cuándo:
    se ha localizado al deudor y se ha podido requerir efectivamente, aunque rehúse hacerse cargo de la documentación
  • se ha efectuado a un empleado, familiar o persona con la que conviva el deudor
  • en caso de tratarse de una persona jurídica el Notario entenderá la diligencia con la persona mayor de edad que se encontrare en el domicilio señalado y que forme parte del órgano de administración, o que acredite ser representante con facultades suficientes o que a juicio del Notario actúe notoriamente como persona encargada por la persona jurídica de recibir requerimientos o notificaciones fehacientes en su interés
  1. Requerido el deudor, éste puede:pagar la deuda en el plazo de los 20 días arriba indicados, en cuyo caso el Notario cerrará el acta,
  2. oponerse a la reclamación (también en el plazo de los 20 días), en cuyo caso el Notario hará constar los motivos en el Acta mediante Diligencia. Una vez comunicada la oposición al Acreedor, el Notario cerrará el acta, y el acreedor tendrá que decidir si acudir a la vía judicial ordinaria.
  3. no pagar y no alegar motivos de oposición. En este caso el Notario dejará constancia de ello en el acta, que conllevará aparejada ejecución a los efectos del art. 517.2 9º de la LEC.

Por lo que respecta a los honorarios del Notario para llevar a cabo el Procedimiento Monitorio Notarial, estos dependerán de la cuantía que se reclame.

Y sí, probablemente sea menos económico que acudir al procedimiento monitorio judicial, pero con seguridad que es más rápido, hecho que es recomendable para los intereses económicos de cualquier acreedor.