El Principio de Proporcionalidad en las reclamaciones de cuantías por aplicación indebida de bonificaciones a la Seguridad Social

Autor: Juan Bautista Soravilla

Recientemente hemos detectado cierta proliferación de procedimientos de reclamación de deuda en los cuales la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) reclama a las empresas la devolución de bonificaciones de Seguridad Social indebidamente aplicadas. 

Las cantidades reclamadas acostumbran a ser elevadas y se basan en una lectura literal de la regulación de dichas bonificaciones. 

En el momento de recibir una reclamación como las antemencionadas deberemos prestar especial atención a la duración del incumplimiento y si ésta guarda cierta proporción con la cuantía reclamada. En caso contrario y según las circunstancias concretas, podría actuar el Principio de Proporcionalidad a fin de disminuir la cuantía reclamada, reestableciendo así la relación proporcional entre la cuantía reclamada y la duración de la infracción. 

En concreto, pongamos por ejemplo una reclamación realizada por la TGSS consistente en reclamar la deuda generada por la aplicación indebida de la bonificación a la Seguridad Social prevista en el Real Decreto-Ley 3/2014 de 28 de febrero o “Tarifa Plana”.

En este caso, se produjo un retraso en el pago de la cotización de enero de 2015 de 30 días.

La Empresa en el mes de marzo procede a poner al día su deuda del mes de enero 2015 pagando las cuantías correspondientes más los recargos pertinentes.

A partir de entonces la empresa continúa cumpliendo puntualmente sus obligaciones y continúa aplicando la bonificación.

Sin embargo la TGSS, en virtud de una interpretación literal de la letra a) del apartado Único del  Real Decreto-Ley 3/2014 de 28 de febrero, decide que la empresa, en el momento en que se demoró 30 días en el pago, ya no podía continuar aplicando dicha bonificación aunque hubiera puesto inmediatamente al día sus pagos. El resultado es que la TGSS puede llegar a reclamar meses y meses de cotizaciones cuando el incumplimiento se ha limitado a un único mes.

A fin de fundamentar su reclamación, la TGSS se basa en la letra a) del apartado Único del  Real Decreto-Ley 3/2014 de 28 de febrero:

2. Para beneficiarse de las reducciones previstas en este artículo, las empresas deberán cumplir los siguientes requisitos:

a) Hallarse al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y de Seguridad Social, tanto en la fecha de efectos del alta de los trabajadores como durante la aplicación de la aportación empresarial reducida. Si durante el período de aplicación de la reducción existiese una falta de ingreso, total o parcial, de las obligaciones en plazo reglamentario, se producirá la pérdida automática de la reducción a partir del mes en que produzca incumplimiento.”

Sin embargo dicha interpretación formalista podría ser contraria al Principio de Proporcionalidad, en dicho sentido y en casos referentes a otro tipo de bonificaciones pero de problemática similar, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña nº 1157/2002 de 14 de octubre (en idéntico sentido, la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña nº 1556/2002 de 5 de diciembre) ha establecido que:

No obstante, una adecuada aplicación al caso del principio de proporcionalidad, que como informador de la totalidad del ordenamiento jurídico no puede quedar reducido al ámbito propiamente sancionador (artículo 131 de la Ley 30/1992 [RCL 1992, 2512, 2775 Y rcl 1993, 246], de RJAP y PAC y sentencia del TS de 21 de abril [RJ 1992, 2691] y 21 de junio de 1992), ha de llevar, como en ocasiones análogas ha venido a entender esta misma Sala, a considerar más ajustado a derecho el que la devolución de la subvención otorgada quede cuantitativamente ceñida a la correspondiente a aquel corto período de tiempo (98 días) en que el empresario beneficiario de la misma dejó incumplida, por aquella causa sobrevenida, la obligación legal de mantenimiento de la plantilla de trabajadores fijos.

En conclusión, si reciben una reclamación por aplicación de bonificaciones indebidas, presten especial atención a la relación de proporcionalidad entre el  periodo de tiempo durante el que se produjo la infracción (si la hubo) y al periodo temporal al que se ciñe la reclamación. Si no hubiese correlación de proporcionalidad, podría existir una vía de impugnación de dicha reclamación y, por ende, la posibilidad de disminuir la cuantía reclamada.