Resolución del Tribunal Económico Administrativo Central sobre la reducción por arrendamiento de vivienda del artículo 23.2 de la Ley 35/2006 (LEY DE I.R.P.F):

Autor: José Luis Lorenzo

Como cada año en esta época, las dudas sobre rentas obtenidas, qué declarar como gasto deducible en nuestra declaración de la renta, dudas en retenciones que nos han practicado en nuestra nómina, consultas sobre aportaciones a planes de pensiones privados o tributación de algunos productos financieros que contratamos son muy frecuentes. 

Este año para la campaña de renta, se ha producido un hecho muy relevante para los rendimientos obtenidos por el alquiler de un inmueble. El pronunciamiento del Tribunal Económico-Administrativo Central (T.E.A.C), ha resuelto que la reducción del 60% de la cuota, prevista en el artículo 23.2 de la Ley 35/2006 (Ley IRPF), solamente se puede aplicar para aquellos arrendamientos regulados en la Ley 29/1994, Ley de Arrendamientos Urbanos, califica como vivienda y no arrendamientos de temporada.   

La Ley 35/2006 (Ley de IRPF), no deja claro que debemos entender por arrendamiento de bien inmueble destinado a vivienda, tampoco deja constancia de que puede entenderse por arrendamiento de temporada. En ningún momento nos remite a alguna Ley supletoria que define expresamente estos conceptos.  

Por lo que de acuerdo con la resolución del TEAC debemos acudir a lo dispuesto en el artículo 7 de la Ley 58/2003 (Ley General Tributaria), este artículo nos indica que las disposiciones generales del derecho administrativo y los preceptos del derecho común tienen carácter supletorio respecto a las fuentes del ordenamiento tributario. Este pronunciamiento nos indica que hay que acudir supletoriamente a lo que versa en la Ley 29/1994 (Ley de Arrendamientos Urbanos).  

Los artículos 2 y 3 de la citada Ley y su preámbulo, utilizan como carácter diferenciador el de la temporalidad para distinguir entre un arrendamiento destinado a vivienda y otro temporal. Pero en este sentido y así es como la jurisprudencia motiva su argumento, el criterio que distinguirá al uno del otro será el de la finalidad del arrendamiento. 

El Tribunal Central considera que el concepto de vivienda al que se refiere el artículo 23.2 de la Ley 35/2006 (Ley IRPF) cuando se regula la reducción del 60 % que se permite aplicar a los arrendamientos de vivienda, no viene estrictamente reflejado en el citado precepto legal y en todo caso cual sería el concepto de “vivienda habitual” previsto en la propia Ley. Así lo dispuesto el mencionado Tribunal fija como criterio que la reducción será únicamente aplicable a los arrendamientos del artículo 2 de la Ley 29/1994, calificados como de vivienda, además de que el fin del arrendamiento sea para uso como vivienda y no los arrendamientos de temporada del artículo 3.2 del citado texto legal. 

La Dirección General de Tributos (DGT) ya se pronunció igualmente en la Consulta Vinculante V3660-16, resolviendo que “…si el destino de la vivienda es satisfacer la necesidad permanente de vivienda del arrendatario de la habitación, o de cada una de las habitaciones, resultará aplicable la reducción prevista en el artículo 23.2 de la LIRPF”. Igualmente la DGT se remite al artículo 2 de la Ley 29/1994 para determinar la naturaleza de la vivienda habitual, aunque la resolución del Órgano Central reafirma esta postura. 

Esto es una medida para conseguir la minoración de los precios de los alquileres y de fomentar el alquiler de vivienda para que cumpla la función de residencia permanente de las personas que quieren tener su vivienda habitual en una vivienda de alquiler, no una residencia vacacional o temporal.