Cataluña impulsa la creación de más de 10.000 MW en energías renovables para el año 2030 y el Estado Español renueva el valor de rentabilidad razonable

AUTOR: Javier Martín

FECHA: 29.11.2019

Estos últimos días el estado Español y la comunidad autónoma de Cataluña han tomado medidas en favor del impulso de las energías renovables, con la finalidad de cumplir con objetivos energéticos sostenibles y para asegurar la inversión que supone en el sector energético las renovables. Se ha dado seguridad jurídica con estos cambios a los actuales productores y los nuevos inversores, quienes han sufrido en pasados años incertidumbres nada beneficiosas para el sector. 

Cataluña deroga el Decreto 147/2009, que ha supuesto una década de limitaciones y restricciones al sector de las energías renovables en la región.

Este hecho ha implicado un desarrollo prácticamente nulo de las energías renovables y un desfase respecto a la proporción de energía renovable producida y consumida en la región respecto a otras. Dicha normativa implicaba la imposibilidad de crear parques eólicos de más de 10 MW así como restricciones territoriales, limitando las zonas de implantación para las plantas que tuvieran una capacidad de generación inferior a los 10MW, hecho que también afectaba a los parques fotovoltaicos.

Las nuevas medidas vienen recogidas en el Real Decreto 26/2019 de 26 de noviembre, de medidas urgentes para la emergencia climática y el impulso a las energías renovables de la Generalitat de Cataluña. La derogación de las medidas del Real Decreto 147/20009 se había retrasado debido a los recientes acontecimientos, y habrían de haberse tomado el pasado 25 de octubre de 2019 cuando finalizó el antiguo real decreto de 2009. El Govern solicitó un nuevo real decreto para poder derogar las restrictivas medidas que existían hasta el momento, y que con el nuevo decreto se han eliminado con la finalidad de poder cumplir con los objetivos fijados en la Ley del Cambio Climático catalana de 2017.

La Ley del Cambio Climático Catalana cuenta con unos objetivos ambiciosos, y resultaba totalmente antagónica al anterior Real Decreto 147/2009. La Ley establece un objetivo del 50% de energía renovable en Cataluña para el año 2030. Hecho que supone la necesidad de aumentar la inversión en renovables en Cataluña de una forma exponencial, por lo que Cataluña necesita actualmente 4.000 MW eólicos y 6.000 MW solares fotovoltaicos instalados antes del año 2030. Actualmente en Cataluña se generan 1.270 MW eólicos y 276 MW solares.

El objetivo final en 2050 es aún más ambicioso, pretendiéndose alcanzar el 100% de energía renovables. Un objetivo lejano que deberá negociarse con el estado español, quien es competente respecto a energía nuclear y por ende de las centrales nucleares catalanas.

El presente Real Decreto 16/2019 para conseguir los objetivos fijados en la Ley del Cambio climático incluye entre otras las siguientes medidas: como un procedimiento único para una  tramitación más ágil en la implantación de parques eólicos y fotovoltaicos (incluyendo el análisis ambiental, urbanístico, energético, territorial, paisajístico y patrimonial), se modifica la Ley de Urbanismo para simplificar la instalación de energías renovables, incluyendo las destinadas a la autoproducción en edificios y espacios públicos de ciudades, en las instalaciones de plantas fotovoltaicas destinadas al autoconsumo en cubierta se tramitará con los ayuntamientos sin licencia de obra mediante una comunicación previa, se eliminan limitaciones de tamaño por hectáreas de los parques fotovoltaicos, entre otros.

El Congreso de los Diputados aprueba el Real Decreto-ley 17/2019, actualizando la rentabilidad razonable al 7,09% y asegura un 7,389% para las plantas anteriores al Real Decreto 9/2003.

Se ha aprobado el nuevo Real Decreto 17/2019 de 22 de noviembre, por el que se adoptan medidas urgentes para la necesaria adaptación de parámetros retributivos que afectan al sistema eléctrico y por el que se da respuesta al proceso de cese de actividad de centrales térmicas de generación. La nueva legislación vigente, actualiza la rentabilidad razonable aplicable a la producción de energías renovables para el período comprendido entre el 01/01/2020 y el 31/12/2025 (segundo período reglamentario de 6 años). El valor de la rentabilidad razonable legalmente debe actualizarse, pudiéndose modificar o prorrogar los anteriores. En este sentido, la retribución razonable para dicho periodo se ha fijado en el 7,09% para las plantas que han entrado en funcionamiento después de Real Decreto 9/2013.

De lo contrario, las plantas que entraron en funcionamiento antes del  Real Decreto 9/2013 mantendrán una rentabilidad razonable del 7,398% siempre y cuando los productores de energía se acojan a las concesiones establecidas y renuncien a la continuación o inicio de nuevos procesos arbitrales, así como la renuncia a una posible percepción de indemnización o compensación, y garantizará certidumbre económica a la instalación, permitiendo percibir una rentabilidad razonable del 7,398, mucho superior al valor del 7,09% para el periodo 2020 - 2025.

Las presentes medidas han sido aprobadas con la abstención de los partidos políticos del PP y de VOX y buscan la reducción de las indemnizaciones reclamadas al estado español a través de los procesos de arbitraje y con las que el Gobierno Español espera que no exista una repercusión económica en la factura del consumidor final.