Extensión de las medidas de apoyo a los arrendatarios de vivienda

AUTOR: Carmen Piris

FECHA: 16.7.2020

El pasado 9 de julio entraba en vigor el Real Decreto Real Decreto-ley 26/2020, de 7 de julio, de medidas de reactivación económica para hacer frente al impacto del COVID-19 en los ámbitos de transportes y vivienda.

En lo que ahora interesa, esta norma modifica el artículo 2 del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19, que permitía al arrendatario cuyo contrato de alquiler de vivienda se encontraba en fase de prórroga y vencía entre el 2 de abril y el 20 de agosto a solicitar un máximo de 6 meses adicionales que el arrendador estaba obligado a aceptar.

Con el cambio introducido, los contratos de arrendamiento de vivienda cuya prórroga finalice antes del 30 de septiembre de 2020 deberán ser extendidos (en las mismas condiciones que hasta entonces), a solicitud del arrendatario, por un nuevo periodo extraordinario de hasta 6 meses, salvo que las partes alcancen otro acuerdo.

Asimismo, en virtud del Real Decreto Real Decreto-ley 26/2020, de 7 de julio, se amplía hasta el 30 de septiembre la posibilidad de solicitar la moratoria o condonación parcial de la renta en los términos establecidos en los artículos 3 y ss. del referido Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, es decir:

  • cuando se trate de la vivienda habitual y permanente del arrendatario, cuyo contrato se haya firmado al amparo la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos; y
  • cuando el arrendador sea o bien un “gran tenedor” (persona física o jurídica titular de una superficie construida de más de 1.500 m2 o de más de diez inmuebles urbanos excl. garajes y trasteros) o bien una empresa o entidad pública de vivienda o bien una de las entidades de crédito propietarias del Fondo Social de Viviendas; y
  • cuando el arrendatario se encuentre en situación de vulnerabilidad económica por causa del covid.

Cumplidas estas condiciones, el arrendatario de la vivienda podrá solicitar (y el arrendador deberá aceptar) una reducción o un aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta, acompañándolo de la correspondiente documentación acreditativa de su situación, siempre que voluntariamente las partes no hubieran acordado ya el aplazamiento o la condonación total o parcial de la renta.