La Elección de la Denominación Social

AUTOR: Susan Iniesta

FECHA: 11.02.2020

Cuando se constituye una sociedad una de las tareas de los socios constituyentes es darle un nombre a la futura sociedad. Parece una labor sencilla y divertida, pero a veces puede ser todo lo contrario.

¿Y eso? Pues porque la denominación escogida debe de contar con la autorización del Registro Mercantil Central, autorización que se manifiesta con la emisión del correspondiente certificado favorable cuando no consta inscrita en el Registro Mercantil Central una denominación idéntica o no coincida con la de otra sociedad ya existente. Así lo establece el artículo 407 en relación al 413 del Reglamento del Registro Mercantil.

Con el fin de evitar la denegación de solicitudes, el propio Registro Mercantil Central, en su página WEB, tiene publicada una seria de pautas para facilitar la aprobación de las solicitudes.

Así recomienda

  1. no usar palabras genéricas, en sus variantes masculinas, femeninas, singulares o plurales, porque carecen de virtualidad diferenciadora (el registro Mercantil Central tiene un listado de palabras genéricas)
  2. no usar nombres de las Comunidades Autónomas, Provincias, Ciudades, Municipios y Pueblos añadidos a una denominación al no ser tampoco elementos diferenciadores
  3. no usar una marca conocida, salvo que vaya unida a la autorización de su titular.
  4. No usar dominios de Internet tales como: ' .es, .com, .net y .cat' al ser ámbitos distintos de la denominación social, lo que impide su inclusión en la denominación
  5. No cambiar el orden de las palabras de la denominación solicitada respecto de otra denominación reservada dado que no constituye elemento diferenciador
  6.  …

Teniendo en cuenta todo lo anterior, a veces resulta complicado que el registro Mercantil Central conceda la denominación social solicitada en un inicio, ya sea porque se trate de una denominación ya existente o porque provoque confusión con una denominación ya existente.

La denegación a la concesión de denominación social por parte del registro Mercantil Central no es definitiva. El solicitante tiene la opción de recurrir la denegación de la concesión ante la Dirección General de los Registros y del Notariado, órgano que después de analizar el caso concreto estimará o no el recurso. El análisis de semejanza entre las palabras objeto de comparación, se extiende a la fonética y gráfica de las palabras en cuestión (Resolución de 4 de septiembre de 2019 de la Dirección de los Registros y del Notariado, en el recurso interpuesto contra la negativa del registrador mercantil Central III).
Así pues, lo que parece una decisión fácil de tomar, a veces, según la denominación que se quiera dar a una sociedad, puede resultar una tarea pesada, sobre todo si la denominación debe de ser una muy concreta para coincidir con el nombre de otras empresas en el extranjero de un holding.