Postergación de la prescripción de las deudas generadas entre 2005 y 2015

AUTOR: Ramón Marés

FECHA: 09.06.2020

Normativa anterior

El 7 de octubre de 2015 entró en vigor la disposición final primera de la Ley 42/2015, de 5 de octubre (Ley de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil), que modificó el artículo 1964 del Código Civil, rebajando de quince a cinco años el plazo general de prescripción para el ejercicio de las acciones personales. El apartado de dicho artículo quedó redactado así: “Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación. En las obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comenzará cada vez que se incumplan.”

La disposición transitoria quinta de la Ley 42/2015 estableció un régimen transitorio de prescripción para las acciones relativas a obligaciones nacidas con anterioridad a su entrada en vigor, estableciéndose que prescribirían a los cinco años desde tal entrada en vigor, esto es, el próximo 7 de octubre de 2020 (a excepción de las que lo hubieran hecho antes del 7 de octubre de 2020 por haber transcurrido el plazo de quince años de la normativa anterior).

Nueva normativa

Pero la disposición adicional cuarta del Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, de medidas derivadas del Covid-19, ha venido a modificar la situación anterior, introduciendo un elemento de incertidumbre en la prescripción al establecer la suspensión de los plazos de prescripción de cualesquiera acciones y derechos durante el plazo de vigencia del estado de alarma y, en su caso, de las prórrogas que se adoptaren. Esto significa que la prescripción se posterga por un periodo equivalente al plazo transcurrido desde el 14 de marzo hasta la fecha de finalización del estado de alarma, esto es, probablemente el próximo 21 de junio. Es decir, a la hora de computar el plazo de prescripción de las acciones personales que no tengan plazo especial y que hubieren nacido antes del 7 de octubre de 2015, habrá que añadir a la fecha del 7 de octubre de 2020 el número de días durante los cuales haya estado vigente el actual estado de alarma (una vez concluido el estado de alarma podrá realizarse el cómputo).

Con anterioridad a dicha fecha final podrá realizarse la reclamación para interrumpir la prescripción. La prescripción puede ser interrumpida mediante cualquier medio válido en derecho, esto es, mediante reclamación judicial o mediante reclamación extrajudicial, siempre que esta última sea fehaciente. La interrupción por dichos medios dará lugar a que se reinicie desde el principio el cómputo del plazo de cinco años.