¿Pueden distribuir dividendos aquellas sociedades que se hayan acogido a un ERTE?

AUTOR: Ana Tuya

FECHA: 16.06.2002

El Real Decreto-Ley 18/2020 de medidas sociales en defensa del empleo, publicado el pasado 13 de mayo, ha introducido, en su artículo 5, una limitación a la posible distribución de dividendos para aquellas sociedades que:

- se hayan acogido a un ERTE por fuerza mayor en virtud del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo y

- que, a fecha 29 de febrero de 2020, tuvieran cincuenta o más personas trabajadoras o asimiladas a las mismas, en situación de alta en la Seguridad Social.

Así, con una redacción francamente mejorable, dispone que las sociedades mercantiles u otras personas jurídicas que se acojan a los expedientes de regulación temporal de empleo regulados en el artículo 1 del real decreto-ley (ERTE por fuerza mayor) y que utilicen los recursos públicos destinados a los mismos no podrán proceder al reparto de dividendos correspondientes al ejercicio fiscal en que se apliquen estos expedientes de regulación temporal de empleo, excepto si abonan previamente el importe correspondiente a la exoneración aplicada a las cuotas de la seguridad social.

No se trata, en consecuencia, de una prohibición absoluta del reparto de dividendos: las sociedades afectadas podrán continuar acordando el reparto siempre que abonen previamente el importe de las cuotas exoneradas, valorando el impacto económico que esto les pueda suponer. 

Aunque la expresión “reparto de dividendos correspondientes al ejercicio fiscal en que se apliquen estos expedientes” ha suscitado algunas dudas acerca de si se trata de una limitación al reparto de dividendos con cargo al resultado del ejercicio  2019 que se aprueba en el 2020, parece que podemos concluir que se trata de una limitación a la distribución de dividendos con cargo a los beneficios generados durante el 2020 (“ejercicio fiscal en el que se apliquen los ERTES”),  cuyo resultado se aprobará 2021.

La expresión plantea también la duda, más compleja,  de si la limitación afecta única y exclusivamente a la aprobación de la distribución de dividendos con cargo al  resultado obtenido durante el ejercicio 2020, siendo por tanto posibles acuerdos de distribución de dividendos con cargo a reservas voluntarias acumuladas como consecuencia del resultado de ejercicios anteriores.

Por último, destacar que el citado Real Decreto también señala que no se tendrá en cuenta el ejercicio en el que la sociedad no distribuya dividendos en aplicación de esta limitación, a los efectos del ejercicio del derecho de separación de los socios en caso de falta de distribución de dividendos previsto en el apartado 1 del artículo 348 bis del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.