Algunos de los efectos en el Impuesto sobre el Valor Añadido de la salida efectiva de la Unión Europea por parte del Reino Unido.

AUTOR: José Luis Lorenzo

FECHA: 12.02.2020

El 31 de enero del 2020, se acordó la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea (UE), pese a que los términos están aún en fase de concretarse, ambos organismos han acordado establecer un periodo transitorio cuyo plazo finaliza el 31 de diciembre del 2020, este periodo de transición sería ampliable siempre y cuando las partes involucradas así lo pacten. En este artículo, queremos poner en común algunas actividades comerciales que se verían afectadas desde el punto de vista del Impuesto sobre el Valor Añadido.

Las consecuencias de la salida efectiva del Reino Unido de la UE serían muy notables, algunas ya las conocemos, principalmente en el ámbito del comercio intracomunitario desde el punto de vista empresarial y su incidencia en las declaraciones y modelos informativos sobre operaciones intracomunitarias. Reino Unido dejaría de tener consideración de operador intracomunitario y por ende no tendría necesidad de disponer de un NIF IVA, ni constar como operador dentro del VIES. Esto es así porque Reino Unido pasaría a tener consideración de país tercero y no de Estado miembro de la UE, esta denominación también conllevaría mayores formalidades desde el punto de vista aduanero por tratarse de importaciones y exportaciones.

Una actividad muy común que queremos comentar dentro del comercio entre los países implicados, sería las entregas de bienes a particulares ingleses en el régimen comúnmente conocido como régimen de ventas a distancia, este régimen está regulado en el artículo 68. Tres de la ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido. La salida del Reino Unido de la UE, significaría dejar de tener la consideración de Estado miembro, lo cual implicaría que este régimen no fuese aplicable.

De igual manera, en cuanto a las prestaciones de servicios se deberá de tener en cuenta lo dispuesto en los artículos 69, 70 y 70.Dos, de la Ley de IVA, pero con la consideración para Reino Unido de país tercero y no de Estado miembro.

Dado que se trata de un periodo transitorio que finaliza el 31 de diciembre del 2020, durante el cual se sigue aplicando la normativa de la UE, en caso de no acordar una ampliación de este periodo transitorio, a partir del 1 de enero del 2021 las medidas anteriormente expuestas pasarían a ser efectivas y afectarían de forma relevante a empresarios y particulares que comercian directamente con el Reino Unido, modificando sustancialmente las formalidades a las que estaban acostumbrados y los beneficios que tenían por realizar estas operaciones con un Estado miembro de la Unión Europea.