Aprobado por Real Decreto la adaptación del Derecho Español a la Normativa Europea. Las "Quick Fixes" ya son de aplicación en el ordenamiento español.

Se ha publicado en el BOE el Real Decreto-ley 3/2020, de 4 de febrero, de medidas urgentes (“quick fixes”) por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español diversas directivas de la Unión Europea.

Estas nuevas normas se recogen en la Directiva 2018/1910, el pasado 1 de octubre el Ministerio de Hacienda publicó un anteproyecto de modificación de la Ley del IVA y un proyecto de modificación del Reglamento del IVA, mediante los cuales se pretendía incorporar al ordenamiento jurídico español estas medidas de simplificación de las operaciones intracomunitarias. Por razones políticas desde el punto de vista local, dichas medidas han sido aplicadas en España con un poco de más dilación por la situación del Gobierno en constitución, sin embargo hoy ha sido publicada en el BOE y entrará en vigor mañana día 6 de febrero.

Las medidas incluidas, tienen por objeto garantizar que todos los Estados Miembros apliquen el mismo tratamiento fiscal armonizado a determinadas operaciones en el comercio intracomunitario.

Lo que era un secreto a voces, ya que los demás Estados miembros de la Unión Europea estaban adaptándolas. Las nuevas medidas simplifican las operaciones de venta de mercancías en consignación y las operaciones de venta en cadena. Algo que es muy relevante y afecta a muchos no establecidos en España afecta a la expedición de mercancías a un almacén o a los locales de un cliente en otro Estado miembro no se considerará una transacción intracomunitaria hasta que el cliente retire efectivamente las mercancías del almacén de consignación. No obstante, se deberán de cumplir los siguientes requisitos:

  • Que el proveedor no esté establecido ni tenga un establecimiento permanente en el Estado Miembro en el que se reciben los bienes.
  • Que el cliente esté correctamente identificado dentro de la UE, hay un número de identificación de IVA, que es asignado por el Estado miembro de llegada de los bienes, y su identidad es conocida en el momento en que se inicia el transporte de los bienes.
  • Tanto el emisor como el receptor de las mercancías tienen que mantener un control y registro estable de los bienes entregados bajo este sistema de venta.
  • La venta del cliente tiene que tener lugar en un plazo de 12 meses a partir de la llegada de las mercancías al Estado miembro al que han sido transportadas.

Además, se regula como requisito material y no formal que el adquirente, para aplicar la exención a las entregas intracomunitarias de bienes, debe disponer de un número de identificación a efectos del IVA expedido por un Estado miembro distinto de España.