RDL 19/2020: Medidas relativas al plazo de presentación del Impuesto sobre Sociedades

AUTOR: Luis Herrero

FECHA: 28.05.2020

El Gobierno ha incluido en el RDL 19/2020 (en vigor a partir del 28 de mayo de 2020) una serie de medidas relativas al Impuesto sobre Sociedades (IS) con el fin de adaptarlo a la prórroga extraordinaria de los plazos para formular y aprobar las cuentas anuales prevista en los artículos 40 y 41 del RDL 8/2020. En concreto, dichas medidas están contempladas en el artículo 12 RDL 19/2020. Además, en relación a la formulación y aprobación de las cuentas anuales, es también reseñable que mediante este RDL 19/2020 se modifican los apartados 3º y 5º del artículo 40 RDL 8/2020.

Debido al hecho de que el cálculo del IS parte del resultado contable, resulta evidente la necesidad de contar con unas cuentas anuales debidamente formuladas y aprobadas para poder cuantificarlo y presentarlo de forma correcta.
Con la modificación de los apartados 3º y 5º RDL 8/2020, los plazos para formular y aprobar las cuentas anuales quedarían de la siguiente manera: 

  1. Antes de esta modificación, el plazo de tres meses para formular las cuentas anuales quedaba suspendido, reanudándose de nuevo por otros tres meses al finalizar el estado de alarma. Ahora, se establece que dicho plazo se reanudará (por otros tres meses) a partir del 1 de junio de 2020, desvinculándose así de la finalización del estado de alarma.
  2. En cuanto a la aprobación de las cuentas anuales, el plazo se reduce a dos meses desde que finalice el plazo de aprobación (antes eran tres meses).

 

En lo que referente al IS, el RDL 19/2020 sigue manteniendo la obligación de presentarlo “en el plazo de los 25 días naturales siguientes a los 6 meses posteriores a la conclusión del período impositivo” (del 1 al 25 de julio en el caso de contribuyentes cuyo ejercicio económico coincida con el año natural), sin embargo, la novedad que introduce es que, si a la finalización de este plazo las cuentas anuales no hubieran sido objeto de aprobación, éste deberá presentarse conforme a lo que denomina como “cuentas anuales disponibles”, entendiéndose como tales:

  1. En el caso de sociedades anónimas cotizadas: “las cuentas anuales auditadas a que se refiere la letra a) del aparado 1 del artículo 41 del mencionado Real Decreto-ley 8/2020”.
  2. Para el resto de entidades que tengan la condición de contribuyentes del IS: “las (i) cuentas anuales auditadas o, en su defecto, (ii) las cuentas anuales formuladas por el órgano correspondiente, o a falta de estas últimas, (iii) la contabilidad disponible llevada de acuerdo con lo previsto en el Código de Comercio o con lo establecido en las normas por las que se rijan”.

 

Si aprobadas las cuentas anuales definitivas, el resultado del IS fuera distinto del que se presentó conforme a las mencionadas “cuentas anuales disponibles” tendremos hasta el 30 de noviembre de 2020 para presentar una nueva autoliquidación cuya naturaleza y efectos dependerán del resultado de la misma:

  1. Si resultara una cantidad a pagar mayor o una cantidad a devolver menor: la nueva autoliquidación tendrá la consideración de complementaria y, por el mayor ingreso que sea necesario efectuar, se devengarán intereses de demora, que se computaran a partir de la finalización del plazo de presentación de la primera autoliquidación. Además, el RDL 19/2020 excluye expresamente la posibilidad de que resulten de aplicación los conocidos como recargos por declaración extemporánea (artículo 27 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria).
  2. Si resultara una cantidad a pagar inferior o una cantidad a devolver mayor: la nueva autoliquidación tendrá efectos desde que se presente (no se entenderá que se ha instado la rectificación de la primera autoliquidación iniciándose el correspondiente procedimiento de rectificación). En lo que se refiere al devengo de intereses de demora, se distinguen dos situaciones:

 

  • Cuando de la presentación de la primera autoliquidación hubiera resultado una cantidad a ingresar y de la segunda resulte una cantidad a devolver (devolución de ingresos indebidos): los intereses de demora se computarán desde la fecha en la que finalice el plazo de presentación de la primera autoliquidación hasta la fecha en la que se ordene la devolución.
  • Cuando de la segunda declaración resulte una cantidad a pagar inferior que de la primera o cuando la devolución sea mayor (devolución derivada de la normativa del tributo): el plazo de 6 meses de que dispone la Administración para efectuar la devolución se computará desde el 30 de noviembre de 2020, devengándose intereses de demora a partir del transcurso de dicho plazo de 6 meses.

Por último, hace referencia el RDL 19/2020 a que las autoliquidaciones (tanto la primera como la segunda) que se presenten podrán ser objeto de comprobación y de verificación, y, en relación a aquellas de las que resulta una cantidad a pagar inferior o una cantidad a devolver mayor, dice que éstas no tendrán efectos preclusivos.